Noticias

Noticias sobre diferentes temas de la asociación

Hola amigos, el próximo día 7 de abril será la oposición del planeta más grande del sistema solar, Júpiter, justo cuando se encuentra más cerca de nosotros. Podemos aprovechar la ocasión para observarlo. No quiere decir esto que sólo ese día tengamos para hacerlo, a lo largo de varios meses se "paseará" durante toda la noche por el fondo estrellado.
Júpiter se encuentra en estos días en la constelación de Virgo, cerca de la estrella principal de ésta, Spica (Alfa Virginis), a principios de la noche y mirando hacia el Sur, veremos una "estrella" muy brillante a media altura, pero como muchos de vosotros sabréis, para distinguir un planeta de una estrella sólo hay que tener en cuenta que un planeta no "titila, parpadea o centellea", las estrellas sí lo hacen, lo veremos como una luz fija... bien, ese es Júpiter. El día 10 de abril, la Luna llena estará muy cerca de él, bonita conjunción para observar.

 alt

alt 

Imagenes de Stellarium

Se encuentra a una distancia media del Sol de 750 millones de kilometros, tiene un diámetro aproximado de 140.000 km., casi once veces nuestra Tierra. Su rotación es inferior a 10 horas y posee una atmósfera muy violenta con vientos superiores a los 500 km./hora.

Para observar Júpiter y encontrar algún detalle, es necesario utilizar algún medio óptico, a simple vista se puede hacer, claro, sólo que será esa "estrella de luz fija" que hemos citado anteriormente. Con unos prismáticos de 7x50 o 10x50 podremos contemplar además del planeta, sus brillantes satélites denominados Galileanos, en honor a su descubridor, Galileo Galilei, en el año 1610 cuando miró por primera vez a través de su telescopio, sus nombres son Ío, Europa, Ganímedes (el más grande del Sistema Solar) y Calisto.
Si tenemos la suerte de tener un telescopio ya de unos 15 o más cm. de diámetro, podremos distinguir sus diferentes zonas (claras) y bandas (oscuras), además de la famosa GRS o Gran Tormenta Roja. A continuación una imagen con las  nomenclaturas de sus zonas y bandas (Google) y otra realizada desde el Valle de los Pedroches, en concreto desde Pozoblanco. 

Debo advertir que, en mi imagen, la Gran Mancha Roja (GRS), está arriba ya que la forma estándar de publicar las imágenes y enviarlas a profesionales es con el Sur arriba, no tiene mayor importancia.

alt

alt

Espero que os animéis a disfrutar de esta magnifica efeméride astronómica. Hasta la próxima...

Manuel  Barco Jurado.  Agrupación Astronómica de Córdoba.

PASO DE LAS HORAS Y LAS ESTACIONES

El reloj de sol diseñado por Rafael de la Hoz se realizó en la remodelación del Palacio de la Merced en los años 70 del pasado siglo. Se emplaza en el Patio Sur de dicho Palacio, visible desde la verja que limita a dicho patio con la Calle Reyes Católicos. Tiene un indudable valor artístico pero mi interés se centra en sus singularidades como  reloj de sol, siendo el más relevante que tenemos en nuestra ciudad y uno de los más interesantes de nuestra comunidad.

Tiempo y espacio. Algo tan efímero como una sombra, la del gnomon, va recorriendo el cuadrante que por su asimetría, sus adornos y la información que muestra forman un conjunto exuberante y bello. Lástima que la construcción de elevados edificios limiten  su funcionamiento a los meses estivales y a las primeras horas del día.

El sol que se desplaza de este a oeste alcanza su posición más alta justo en el mediodía hora solar y en ese momento se encuentra en el Sur, por lo que una primera utilidad del reloj es la de orientarnos en cuanto la situación de los puntos cardinales.

Otra utilidad es la de calendario. Según la fecha del año la altura del sol sobre el horizonte es mayor en verano y menor en invierno. Esto se traduce en que la sombra alcance mayor o menor longitud y por tanto el reloj informa de la fecha según unas líneas curvas transversales que además tienen inscripciones con los signos zodiacales correspondientes.

alt

En cuanto a la información horaria el reloj es bastante singular. Es de tipo analemático, es decir, las líneas que indican las horas no son rectas como en otros relojes, sino que tienen forma de número 8 alargado. Son los analemas y no están distribuidos con simetría respecto a la línea vertical central debido a que la pared no está enfrentada perfectamente al Sur. Estas peculiaridades denotan la complejidad de un diseño que requiere conocimientos de astronomía y matemáticas.

Por otro lado cada analema debería tener dos colores, el del cobre y el del bronce, pero el paso del tiempo y la oxidación de los metales los ha hecho indistinguibles. Esto impide su eficacia en la medida de la hora según la fecha del año. Los relojes analemáticos corrigen el hecho de que el sol no siempre se mueve en su órbita a la misma velocidad, hecho recogido en una de las leyes de Kepler. Los relojes que no tienen esta característica necesitan de una corrección mediante una gráfica llamada curva del tiempo la cual aquí no es necesaria.

Recordemos que los relojes de sol nos indican la hora solar propia del lugar en el que se encuentran que no se corresponde con la hora oficial del país por lo que para relacionarlas debemos hacer tres correcciones. La primera ya la comenté en el párrafo anterior, la segunda es que la hora oficial en España lleva un adelanto de una hora en invierno y dos en horario de verano con respecto a la hora solar y la tercera es la referente a la situación geográfica del reloj con respecto al meridiano terrestre que marca nuestro uso horario, en este caso el de Greenwich. Esto último hace que nuestra hora solar tenga un retraso de 19 minutos correspondientes a los 4,78 grados de longitud Oeste que lo separan de dicho meridiano. En el caso de este reloj se optó por desplazar la posición del gnomon con respecto a la vertical un espacio a la izquierda por lo que estos 19 minutos quedan corregidos, una solución muy poco habitual.

Esta última cuestión junto con los analemas hacen que nuestro reloj de sol marque la hora oficial simplemente sumando una o dos horas según la fecha. No obstante a la derecha del analema que marca las doce horas hay una línea vertical que marca el mediodía solar y así lo indica una inscripción.

Una obra genial dentro de nuestra ciudad  a la que merece la pena dedicar un rato de observación además de ser una extraordinaria herramienta didáctica.

Rafael Enríquez Centella.

La Agrupación Astronómica de Córdoba, en colaboración con la Unidad de Cultura Científica y de la Innovación de la Universidad de Córdoba presentan el Ciclo de Conferencias "Mirando al Cielo: Conversaciones en torno al Universo", que se celebrará entre el 10 de noviembre y el 16 de diciembre de 2016 en la Facultad de Filosofía y Letras de Córdoba.

Ciclo de Conferencias de Astronomía: Mirando al Cielo


Los detalles sobre las seis conferencias, todas comenzando a las 8 de la tarde, son:


Conferencia nº 1

Título: Cuando la Astronomía habla andalusí

Conferenciante: Lourdes Bonhome Pulido

Jueves 10 de noviembre a las 20:00 horas


Conferencia nº 2

Título: Proyectos de observación astronómica

Conferenciante: Jesús Rafael Sánchez Luque

Viernes 11 de noviembre a las 20:00 horas

Conferencia nº 3

Título: Lo que la Luz esconde

Conferenciante: Emilio José García

Jueves 17 de noviembre a las 20:00 horas

Conferencia nº 4

Título: La carrera espacial. Pero...¿de verdad hemos llegado a la Luna?

Conferenciante: José Salvador Moral Soriano

Viernes 18 de noviembre a las 20:00 horas


Conferencia nº 5

Título: Estrellas dobles

Conferenciante: Rafael Benavides Palencia

Sábado 26 de noviembre a las 20:00 horas

 Conferencia nº 6

Título: Paseos por el cielo de los Pedroches

Conferenciante: Manuel Barco Jurado

Viernes 16 de diciembre a las 20:00 horas

La dirección de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Córdoba es Plaza del Cardenal Salazar, 3, 14071 Córdoba. ¡Os esperamos!

Agrupación Astronómica de Córdoba


  • Dirección

    Apartado de correos 701, 14080 Córdoba
  • Email

    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.